#7 / Septiembre-octubre 2014

Petros Márkaris

El desconcierto europeo

Una Europa sin alma

Ayuntamiento de Atenas © Jordi Socías

«Después de mudarme a Atenas, teniendo en cuenta la brevedad de mis anteriores visitas, empecé a pasear por las calles de la ciudad para conocerla mejor. Un día mis paseos me llevaron hasta los barrios más pobres. Entonces vi con sorpresa una serie de casitas construidas con materiales deficientes. Las habían construido los marineros, los artesanos, los obreros. Era el ideal de aquella gente –tener un techo bajo el que cobijarse– hecho realidad a base de esforzados ahorros y con los poquísimos medios que tenían a su disposición.

Para leer este artículo completo COMPRA ESTE NÚMERO o SUSCRÍBETE A LA REVISTA