#2 / Noviembre-Diciembre 2013

Antonio Gómez Ramos

Alemania y sus sombras:

Vieja germanofobia

y nuevas Germanofilias

Desde que empezó a emerger como una nación moderna, Alemania tuvo algo de enigmático para el resto de los europeos. Éstos asistieron fascinados al auge del país de los poetas y pensadores (como los mismos alemanes gustaban de autodescribirse). Luego, esa producción masiva de música, literatura, ciencia y filosofía, que acabó constituyendo una parte esencial de la cultura occidental, resultó ir acompañada de una inmensa potencia industrial y tecnológica, y de un Estado capaz de provocar dos guerras mundiales y el capítulo más siniestro de la historia humana.

Para leer este artículo completo COMPRA ESTE NÚMERO o SUSCRÍBETE A LA REVISTA