#35 / Mayo - Junio

La gran inundación. Treinta años después de la caída del Muro de Berlín

Viejos y nuevos nacionalismos. ¿Del ethnos a la polis?

Xosé Manoel Núñez Seixas

Vlácav Havel (1936-2011) visita el Muro de Berlín el 2 de enero de 1990. Havel fue el último presidente de Checoslovaquia y el primero  de la recién creada República Checa. © ADN-Bildarchiv/Ullstein/photoaisa

El nacionalismo es la única de las grandes ideologías políticas que nacen con la contemporaneidad y se desarrollan plenamente en el siglo XIX que parece conservar su pujanza dos siglos y medio después de su nacimiento. Su difusión se vio favorecida por diversas olas transnacionales: la «Primavera de los Pueblos» de 1848; el periodo 1918-1921, jalonado por la descomposición de los grandes imperios multiétnicos europeos, y el proceso abierto tras noviembre de 1989, con la descomposición de la URSS, la separación de Chequia y Eslovaquia en 1993 y el turbulento proceso de disgregación del Estado yugoslavo. La reorganización federativa, bajo tutela internacional, de la república multiétnica de Bosnia, además de las independencias definitivas de Croacia, Eslovenia y Macedonia, parecían poner punto final a la «ola» autodeterminista.

Para leer este artículo completo COMPRA ESTE NÚMERO o SUSCRÍBETE A LA REVISTA