NOTICIAS

La Maleta de Portbou

Francia, cuna de la autoficción

Pablo Martín Sánchez

#54 /Septiembre-Octubre 2022

Según André Gardies, «titular es concluir» (1972: 185, la traducción es mía). Una sentencia que no puede ser más cierta: el propio enunciado supone una afirmación categórica. Sin embargo, empiezo por cuestionarlo y me permito ponerlo entre signos de interrogación («Francia, ¿cuna de la autoficción?»), aunque sólo sea para no dar por sentado algo que podría no ser tan evidente.

Como señala Ana Casas en su introducción al volumen La autoficción. Reflexiones teóricas (2012: 9), «pocas veces ha podido situarse el origen de un concepto en una fecha tan precisa como en este caso: 1977 es el año en el que el escritor y profesor francés Serge Doubrovsky inventa el neologismo “autoficción”». Por lo tanto, no cabe duda de que el origen del término es francés; pero de ahí a afirmar que la autoficción naciera en Francia hay un gran trecho. Porque una cosa es datar la aparición de un término y otra muy distinta fechar la aparición de un género, que suele ser el resultado de una evolución histórica plurinacional. Sin ir más lejos, podemos afirmar que el término «ciencia ficción» fue acuñado por Hugo Gernsback en 1926 en Estados Unidos, pero lo cierto es que existían novelas de ciencia ficción desde mucho antes y en otros muchos lugares (para empezar, el Frankenstein de Mary Shelley, ya en 1818).


Para leer este artículo completo compra este número  suscríbete a la revista.

Descubre dónde puedes encontrar La Maleta de Portbou aquí


COMPARTIR EN:

FacebookTwitter

ARCHIVO DE NOTICIAS