NOTICIAS

La gran inundación

#35/ MAYO-JUNIO 2019

Editorial de Josep Ramoneda

De los escombros del Muro se hicieron suvenires en una sociedad que lo convierte todo en productos comerciales. Al inicio fue una gran fiesta, porque era un símbolo de ignominia y su caída llevaba aureola de triunfo de la libertad. Tanto fue así que hubo quien decretó el fin de la historia (Francis Fukuyama) y se anunció el triunfo definitivo de la democracia liberal. Pero el espejismo duró poco: la guerra volvió a Europa en los Balcanes y el 11 de septiembre de 2001 el imperio fue duramente golpeado como si la historia quisiera advertir de que se la había despedido antes de tiempo. La crisis de 2008 nos recordó lo que ocurre cuando se pierde la noción de límites, cuando se cae en la tentación nihilista y se cree que todo es posible.


Lee aquí el artículo completo


COMPARTIR EN:

FacebookTwitter

ARCHIVO DE NOTICIAS