NOTICIAS

La Maleta de Portbou

La necesidad de tocar

Laura Crucianelli

Dossier «Filosofías de la pandemia. Regreso a la condición humana»

#44 / Enero-Febrero

© Júlia Castells

El tacto es el primer sentido con el que nos tropezamos en el mundo y el último que nos deja cuando nos acercamos al borde de la muerte. «El tacto viene antes que la vista, antes que el habla –escribe Margaret Atwood en su novela El asesino ciego (2000)–. Es el primer idioma y el último, y siempre dice la verdad.» Nuestra biología lo confirma. Los fetos humanos están cubiertos de finos pelos conocidos como lanugo, que aparecen alrededor de las dieciséis semanas de embarazo. Algunos investigadores creen que estos delicados filamentos potencian las agradables sensaciones del líquido amniótico de nuestra madre que se desliza suavemente sobre la piel, un precursor de la sensación cálida y relajante que un niño, una vez nacido, obtendrá al ser abrazado.


Para leer este artículo completo compra este número  suscríbete a la revista.

Descubre dónde puedes encontrar La Maleta de Portbou aquí


COMPARTIR EN:

FacebookTwitter

ARCHIVO DE NOTICIAS