NOTICIAS

La Maleta de Portbou

¿Qué hacer con las pulsiones de muerte?

Frédéric Neyrat

#48 /Septiembre-Octubre

Paisajes en deshielo. Fotografía de Fernando Moleres. Fotografías presentadas en una exposición al aire libre, organizada por el Centro de Arte Alcobendas entre el 24 de febrero y el 30 de agosto de 2021, en el marco del certamen PhotoEspaña, que reflexiona sobre el cambio climático, mostrando vidas y paisajes amenazados. Durante miles de años, estos hielos habían permanecido inalterables, pero la quema de combustibles ha encendido la mecha del calentamiento global. Dos grados centígrados de aumento es la distancia que, según la mayor parte de la comunidad científica, separa la Tierra del punto de no retorno, y ya hemos aumentado la temperatura en un grado. © Fernando Moleres/cortesía de PhotoEspaña

Cuando Freud planteó la hipótesis de la existencia de pulsiones de muerte hace ahora un siglo, las reacciones de rechazo fueron virulentas, como si el cuerpo intelectual y social se hubiera rebelado contra alguna forma de atentado hacia la imagen que se había hecho de sí mismo (Más allá del principio del placer). Considerar que la muerte podía provenir del interior de la subjetividad, y que a veces podía ser deseada incluso sin el conocimiento del sujeto, ¿no era esto, en efecto, despojar a la humanidad de una de sus creencias fundamentales, a saber, su firme creencia en su amor por la vida? ¿No es la vida lo que buscamos proteger, prolongar, hasta el punto de que soñamos con ser inmortales, escapar de todos los virus, incluido ese virus originario y sin vacuna que es la muerte?


Para leer este artículo completo compra este número  suscríbete a la revista.

Descubre dónde puedes encontrar La Maleta de Portbou aquí


COMPARTIR EN:

FacebookTwitter

ARCHIVO DE NOTICIAS