NOTICIAS

La Maleta de Portbou

Texto en abierto: Refugiad@s

Javier Rodrigo y Magdalena Fytili

#52 /Mayo-Junio 2022

Dibujo de un niño refugiado ucraniano, alojado, con ayuda de la Cruz Roja, en el hotel Occidental 1929, en Barcelona, en el que trabajan voluntarios del equipo de la Asociación Hogar de María traduciendo en la recepción. Los voluntarios ofrecen información sobre centros de asilo, médicos, clases de español gratuitas, abogados gratuitos, escuelas o cómo conseguir vestimentas y enseres personales. © Victoria P./cortesía de la artista

Durante la última década se calcula que el número de refugiados en el mundo se ha duplicado. Actualmente, esta cifra se sitúa en casi ochenta millones de personas, constituyendo el problema humanitario más grave de nuestro tiempo y, a su vez, un espejo multiplicador de una experiencia nacida en el siglo XX con la totalización de las guerras y los conflictos tanto civiles como internacionales. No hay grandes variaciones en este sentido: lo que produce los grandes desplazamientos y las migraciones forzosas en la Europa actual son, igual que en el pasado, las guerras civiles, guerras de ocupación, persecuciones políticas, religiosas o etnonacionales. Y así, durante la última década, el número de desplazados por la violencia y el número de refugiados ha aumentado enormemente como resultado del aumento de los conflictos internacionales (en Siria, Libia o Afganistán) y, esta sí es la novedad de nuestro tiempo, la crisis humanitaria provocada por el cambio climático y el calentamiento global (por ejemplo, en Etiopía o el Sahel). La actual situación generada por la agresión y parcial ocupación militar de Ucrania por parte de Rusia, que está ya generando centenares de miles de desplazamientos internos y, se calcula, más de un millón ya de civiles huidos y refugiados en los países fronterizos, sobre todo Polonia, demuestran que esta es una historia que no ha detenido su curso. Es más, parece que se ha reforzado la identificación entre conflicto armado, huida en masa y solicitud de asilo, protección internacional y refugio.

Vladímir Putin ha invocado como legitimación histórico-política de su invasión de Ucrania dos argumentos: la necesidad de «desnazificar» el gobierno de Ucrania, y la «artificialidad» de la nación ucraniana, un invento bolchevique a partir de retales de diversos territorios que serían histórica y culturalmente rusos. Los nazis ucranianos estarían ofendiendo la memoria de los millones de ciudadanos soviéticos que sacrificaron su vida para defenderse del fascismo y librar de él a toda Europa.

Este artículo se inscribe en el proyecto Enhancing Social Cohesion through Sharing the Cultural Heritage of Forced Migrations (H2020-870939-SO-CLOSE), financiado por la Comisión Europea.


Texto en abierto. Lee el artículo completo aquí

Descubre dónde puedes encontrar La Maleta de Portbou aquí


COMPARTIR EN:

FacebookTwitter

ARCHIVO DE NOTICIAS