NOTICIAS

La Maleta de Portbou

Stalingrado

#33 / ENERO-FEBRERO 2019

Victoria de Grazia

Volgogrado, Rusia, 2 de febrero de 2018. Vladímir Putin, en el marco de los eventos celebrados con motivo del 75 aniversario de la victoria en la batalla de Stalingrado, posa para una foto con niñas vestidas con uniformes soviéticos de la Segunda Guerra Mundial de oficiales de control de tráfico, mientras visita los nombres de la exposición
Medallones de Soldados Multimedia en el Museo de Historia de Rusia. Alexéi Druzhinin/Oficina de información y prensa presidencial rusa/TASS-Imagen ID: M1WMX3.

La primera vez que escuché un elogio a Stalingrado en mi país natal, Estados Unidos, fue durante la celebración familiar de Acción de Gracias de 1991. Nuestro invitado, un joven estadista soviético, acababa de tomar asiento cuando mi padre, de forma inesperada, levantó su copa para «dar las gracias a todos los valientes soldados soviéticos». «Si no hubiera sido por ellos –dijo–, quizá yo, o uno de mis hermanos, hubiéramos muerto o resultado heridos.» Ver a Serguéi llegar a la puerta de nuestra casa, en un suburbio de Nueva Jersey, con su gorro ushanka de piel de castor, su abrigo de lana gris y su aspecto devastado, como el de muchos ciudadanos soviéticos de la época, parecía haber avivado sus recuerdos.


Para leer este artículo completo compra este número  suscríbete a la revista.


COMPARTIR EN:

FacebookTwitter

ARCHIVO DE NOTICIAS