NOTICIAS

Utopías

Chantal Maillard

#46 / Mayo-Junio

«La hierba muere. / Los hombres mueren. / Los hombres son hierba.»

El mundo natural se sostiene sobre una violencia primera: el hambre. Pensar un mundo, en este planeta, donde la violencia no existiera no es una utopía, es un delirio. Un delirio que muchas poblaciones humanas compartieron: llamaron, por ejemplo, jardín o paraíso a aquel lugar en el que unas criaturas desprovistas de cuerpo vivirían en paz, eternamente iguales a sí mismas. Sin cuerpo, sin órganos dispuestos para la asimilación de lo ajeno, sin circuito de ingesta y deyección, etéreos, estos seres existirían sin conocer el hambre, liberados de la rueda. Un paraíso no es otra cosa que un lugar en el que el hambre no existiría, en el que ni el tiempo ni el espacio para la depredación fuesen necesarios porque el motor del mundo se habría detenido. Espacio y tiempo no son, en efecto, otra cosa que las condiciones de posibilidad (de la actividad) del hambre.


Para leer este artículo completo compra este número  suscríbete a la revista.

Descubre dónde puedes encontrar La Maleta de Portbou aquí


COMPARTIR EN:

FacebookTwitter

ARCHIVO DE NOTICIAS